Es aquella fase por la que vamos a identificar las palabras clave por las que sería interesante posicionarse. Se convertirán en los keywords “objetivo” a ser posicionados. Analizar e identificar las intenciones de los usuarios y trabajar sobre aquellas palabras que buscarían los usuarios antes de encontrar su producto o servicio es una faceta de todo servicio SEO.

A menudo se hace referencia al SEO como aquel conjunto de técnicas que se llevan a cabo para dar visibilidad y generar tráfico un sitio web. Sí, cierto, ¿pero qué tráfico? ¿vamos a ser capaces de diferenciar entre las palabras que traen volumen de tráfico pero que responden a un simple interés o curiosidad y aquellas más convincentes para nuestros objetivos? Tal vez no debamos perseguir un tráfico demasiado genérico sino aquel tráfico altamente intencional y capaz de aportar más a nuestros propósitos de conversión.

Las herramientas con las que trabajamos nos permiten analizar las diferentes palabras clave, por idioma y por mercado, así como el volumen de búsquedas mensuales y el nivel de competencia existente.

Las campañas SEM pueden aportar valiosa información sobre palabras clave de alto rendimiento. Estas palabras pueden incluirse en nuestras palabras clave objetivo. Antes de optimizar el SEO de un sitio web, necesitamos definir las palabras clave o keywords para los que intentar posicionar nuestro sitio web.

A menudo la clave es ser capaz de traer el tráfico adecuado, es decir aquel que tenga mayor potencial de generar leads o clientes para nuestro negocio.